Categorías
Blog

Cuentas de banco en la Unión Europea

¿Quién tiene derecho a abrir una cuenta bancaria básica?

Es posible que alguien quiera o necesite abrirse una cuenta en un banco en su país o en otro país de la Unión Europea (UE).

A veces uno quiere o necesita abrir una cuenta bancaria en su país o en otro país de la UE. Como sabrás, la Unión Europea está formada en la actualidad por los siguientes 28 países:

  • Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido (por el momento…), Rumanía, Suecia.

Si una persona es residente legal en un país de la UE, tiene derecho a abrir una “cuenta bancaria básica”. El banco no se puede negar a la apertura de una cuenta bancaria básica por hecho de que esa persona no viva en el país donde esté establecida la entidad.

Pero hay que saber algo importante, que este derecho no se aplica a otros tipos de cuentas bancarias, como las de ahorro. Se aplica solo por tanto a las llamadas cuentas corrientes.

Cuándo puede verse rechazada por el banco la solicitud de abrir una cuenta corriente

Un banco se puede negar a abrir una cuenta si la persona no cumple las normas de la Unión Europea sobre blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

En algunos países es posible que denieguen la apertura de una cuenta bancaria básica si esa persona tiene ya una cuenta en otra entidad del mismo país.

Si alguien solicita una cuenta de pago básica fuera del país donde vive, en algunos países de la Unión Europea el banco puede también pedir que se demuestre tener un motivo genuino: por ejemplo, porque se vive en un país pero se trabaja en otro (por ejemplo, piensa en alguien que viva en una ciudad cerca de una frontera y cruce al otro país a diario para trabajar allí).

Características de una cuenta corriente básica

Una cuenta de pago o corriente básica es una cuenta que permite hacer las operaciones habituales de todos los días, tales como:

  • realizar depósitos
  • retirar efectivo
  • recibir y efectuar pagos (como domiciliaciones y compras con tarjeta).

También debe incluir una tarjeta de pago que se pueda utilizar para sacar dinero y hacer compras, tanto de manera online como física.

Si es posible, la cuenta debe incluir el acceso a servicios bancarios online. En cambio, a lo que no tiene  siempre obligación es a autorizar descubiertos u ofrecer líneas de crédito.

En algunos países de la UE, por la cuenta de pago básica el banco puede cobrarte una comisión anual, que debe ser un importe razonable, estas comisiones suelen estar reguladas por cada país.

Las comisiones

Durante el proceso de abrir una cuenta, el banco debería de darte un documento en el que vengas los servicios que ofrece la cuenta y todas las comisiones que tengas que pagar. Es lo que se llama un “documento de información sobre las comisiones”. Puedes utilizarlo para comparar el coste de las cuentas en diferentes bancos.

El banco debe darte también, como mínimo una vez al año, un documento en el que se detallen las comisiones cobradas en tu cuenta bancaria. En este “estado de comisiones” debe venir información también sobre los tipos de interés que se aplican en tu cuenta.

Traslado de cuentas

Puedes trasladar tu cuenta de un banco a otro dentro del mismo país de la Unión Europea. El nuevo banco debería de ayudarte a hacerlo.

Si quieres cambiar a una cuenta nueva en el mismo país, informa a la nueva entidad y di que quieres trasladar a la nueva cuenta tus órdenes permanentes.

La nueva entidad debe de ocuparse de garantizar que la entidad previa le transmita los datos y cancele las órdenes permanentes. Además tendrá que:

  • informar del cambio a terceras partes como tu empleador (el que te paga el sueldo), la seguridad social, los suministros de agua, gas, electricidad, etc.
  • crear tus nuevas órdenes permanentes
  • aceptar las domiciliaciones necesarias en la nueva cuenta.

Es posible que te hagan pagar una comisión por el cierre de la cuenta antigua.

Si durante el traslado de cuentas incurres en costes debido a que el banco ha cometido algún error o ha incumplido algún plazo (para cancelar un pago por ejemplo), es responsabilidad del banco reembolsarte por estos errores. Si tienes problemas, puedes dirigirte a un organismo de resolución extrajudicial de litigios.

Tu dinero es seguro en la Unión Europea

Las normas de la UE garantizan que el dinero de tu cuenta bancaria (da igual si es cuenta de ahorro o cuenta corriente) está protegido en caso de quiebra de la entidad bancaria. Tu dinero está protegido hasta un límite de 100.000 euros o el equivalente en la moneda local. Este límite se aplica por persona y por banco: si tienes tener varias cuentas en el mismo banco, el tope o límite de los 100.000 euros se aplica al conjunto de tus cuentas.

Pero como decimos ese límite también es por persona. Si tienes una cuenta conjunta con tu pareja, el límite de 100.000 euros se aplica a cada uno de vosotros, es decir, un máximo de 200.000 euros por vuestra cuenta conjunta.

Existen además una serie de circunstancias y durante un período limitado en las que tu dinero está protegido por encima de los 100.000 euros:

  • dinero de la venta de una vivienda particular
  • dinero de un acontecimiento especial en tu vida (matrimonio, divorcio, jubilación, despido, invalidez o el fallecimiento de un miembro de tu familia)
  • dinero del pago de prestaciones de seguros o indemnizaciones por perjuicios que sean consecuencia de un delito o un error judicial.

En estos casos, los importes superiores a 100.000 euros estarán protegidos durante un periodo mínimo de 3 meses y máximo de 12 meses después de haberse abonado el dinero, o a partir del momento en el que el dinero pasó a ser legalmente transferible, depende de las condiciones y umbrales que establece cada país de la Unión Europea.